money, grow, interest

2020 Resumen Noviembre

Ya sólo nos quedan unos pocos días para finalizar este año tan movido en todos los ámbitos, incluido el bursátil. Poco queda ya de las drásticas caídas de marzo, especialmente en nuestro índice de referencia, el S&P500.

Pese a ello, en las últimas semanas hemos visto como muchos inversores pensaban que quedarse en liquidez, algo respetable por otra parte, era la mejor opción justo antes de las elecciones en USA, ya que si ganaba Biden, las caídas estaban «garantizadas». Llegó el día, Biden ganó, además con gran polémica tras las acusaciones de fraude por parte de Trump, pero a día de hoy, casi un mes más tarde, seguimos esperando dichos retrocesos.

Evidentemente, todos sabemos que en algún momento llegarán, pero el coste de oportunidad de esperar a ese momento puede costarnos más dinero del que inicialmente pudiéramos  llegar a pensar.

Imagina que estás esperando durante 6 meses una caída que no termina de llegar, pues bien, por cada 1.000€ de liquidez, durante ese tiempo estarías dejando de cobrar unos dividendos entorno al 3-5%. Es decir, entre 15-25€ y dirás, es muy poco y me merece la pena. Pero claro, ten en cuenta que esos dividendos a su vez también te permiten comprar más acciones, que generan sucesivos dividendos.

Para cantidades bajas puede parecer poco, pero en carteras grandes y a lo largo de la vida de un inversor puede «costar» mucho dinero. Como no sabemos cuánto tardará en desplomarse el índice y desde qué niveles lo hará, jugar a ser adivinos nos puede llegar a salir muy caro.

Si hoy empezara un mercado alcista, y las caídas tardaran 3 años en llegar, considerando que tu liquidez fuera 10.000 €, las cantidades serían ya más abultadas. Habrías dejado de ingresar durante ese tiempo entre 900 y 1.500 € más el interés compuesto de dicho importe, pudiéndose ir la cifra a unos 1.800-2.000€, a poco que las compañías hubieran incrementado el dividendo en ese tiempo.

Además te pido que reflexiones sobre estas preguntas: En caso de quedarte en liquidez, crees que acertarías el punto más bajo del mercado para entrar con toda ella? Y algo más importante, te atreverías a entrar en ese momento de caída libre, o por miedo o especulación creerías que más bajadas serían posibles? También sería importante saber, desde qué niveles empezaría el retroceso de un 30-40% desde los actuales o desde mucho más arriba?

Ahora que conoces los datos queda en tu elección si prefieres renunciar a ese importe o si optas como nosotros, por aplicar una estrategia DCA comprando todos los meses, las compañías que se encuentren a un precio razonable o incluso que puedan estar dando una gran oportunidad de entrada.

Como observábamos en el histórico de dividendos cobrados hasta 31/10, año a año nuestro Cash Flow va incrementándose a doble dígito. Hasta ahora, en este ejercicio nuestras rentas pasivas alcanzan los 2.291,04€, cifra que como anunciamos el mes pasado viene a mejorar lo cobrado en todo 2019. Actualmente en 80€ a la espera del aluvión de dividendos de diciembre.

Como siempre nos gusta recalcar, nuestra meta, debe ser siempre con nosotros mismos. Aunque nos apoyemos del trabajo de nuestros mentores, para mantenernos motivados, no debemos ver sus carteras con envidia, sino como un punto de destino dinámico, al que nos gustaría llegar el día de mañana. Con paciencia y disciplina seguimos diseñando nuestro camino que esperemos nos lleve al éxito.

Dividendos brutos cobrados hasta noviembre en el período 2016-2020 (cifras en €)

1. DIVIDENDOS COBRADOS

Conocida la evolución anual, vamos a entrar en el detalle de lo cobrado durante noviembre. Durante este mes, nuestros ingresos brutos han sido de 41,05 € gracias a las compañías Bristol-Myers, General Mills, AT&T y nuestra siempre fiel Realty Income.

En el mes de noviembre los dividendos han representado un 1,79% del total cobrado a lo largo del ejercicio.

Sin duda, este mes ha resultado el más flojo del año, los dividendos de noviembre han retrocedido casi un 80% respecto al año pasado, algo que nos mantiene alerta para ir mejorando aquellos meses en los que las rentas son menores, y motiva a ir incorporando compañías para dotarlos por igual de flujos de caja que puedan retroalimentar nuestro portafolio.

2. VENTA DE ACCIONES

Este mes estamos muy contentos por haber cumplido el objetivo al que hay que tender, las 0 ventas. Ya que nuestra estrategia implica hacer los menores movimientos posibles. Como sabéis, son rentas pasivas y de su correcta ejecución vienen los grandes resultados. Ni se pagan comisiones al broker, ni se pagan impuestos por plusvalías..

3. VENTA DE PUTS

El pasado 20/11/2020 vencieron, sin ejecutarse nuestras 2 ventas de puts de Amadeus, al ser el precio de cotización superior al que nos habíamos comprometido con nuestra operación: 36€ y 40€. Por la primera, percibimos 0,65€ por acción y por la segunda 0,69€ , lo que supone unas rentabilidades anualizadas del 13,16% y 20,02%, respectivamente .

Estas ventas viene a complementar nuestra estrategia de dividendos, de cara a avanzar en nuestra generación de rentas para luego ser reinvertidas, siempre sin perder de vista el riesgo, ya que no queremos llegar a que nuestra cartera pueda verse perjudicada por una ejecución masiva de Puts.

En resumen, mensualmente haremos alguna venta de Puts ya no limitándonos a una sola, pero siempre acudiendo al mercado de vencimientos de un mes, para así obtener las mejores primas y repetir el ciclo el mayor número de veces posible. No debemos olvidar que éstas deben ser empresas, que realmente queremos en nuestra cartera en caso de ejecución de la Put, por tener una ventaja competitiva que le sitúen con una “wide moat” para el largo plazo.

4. COMPRA DE ACCIONES

Este mes por el lado de las compras, ha resultado muy tranquilo, ya que nuestros dos únicos movimientos se dieron a principios de mes.

Después de presentar los resultados del tercer trimestre, vimos como su FCF (TTM) aumentó considerablemente de 5$ a 6,02$ y viendo que su dividendo estaría cubierto con un Payout alrededor del 80%, decidimos entrar a 72,60$.

Su alto dividendo a ese precio, del 6,61% y el hecho de no verlo en peligro, nos garantiza entrar en la compañía con vistas al largo plazo. Nuestra mayor apuesta por la empresa se sostiene en el factor diferenciador de que el 97% de su dividendo viene sin retención en origen. Algo que nos permite reinvertir una mayor cantidad de dinero desde el primer momento. Echando la vista atrás, vemos cómo la cotización ha escalado cerca de 10$ lo que nos otorga un gran margen de seguridad.

Las fuertes barreras a la entrada en el sector tabaco nos otorgan una posición ventajosa para seguir cobrando rentas, especialmente si triunfa el Iqos frente al tabaco tradicional.

Capitalización bursátil máxima y mínima de PM  en el periodo 2009-Q3 2020.

Pese a su gran subida en la cotización durante el último mes, entendemos que la compañía todavía cotiza a un precio justo al estar su EV/FCF por debajo de 19. Por el lado de la deuda neta, ésta se viene situando durante el último año cerca de los 25.000 millones de dólares. Ello supone que en 3 años de FCF sería capaz de absorberla, una posición francamente privilegiada después del desembolso que ha tenido que realizar los últimos años para abandonar el tabaco tradicional.

Pese a haber salido su IPO durante el mes de agosto, no fue hasta principios de este pasado mes de noviembre, cuando después de realizar una exhaustiva labor de investigación creímos conveniente realizar esta inversión.

En primer lugar, como decía ya por Twitter, esta compra no tiene cabida en nuestra cartera de dividendos ya que sabemos que, para que la compañía repartiera dividendos, tendrían que pasar muchos años. Se trata, por tanto, más de una apuesta personal para la próxima década.

Desde que la incorporáramos a 24,23$, el precio de la acción ha fluctuado de una forma importante, llegando a alcanzar valores sobre los 75$ para actualmente situarse en el entorno de los 47$. Sobre ese precio acaba de emitir nuevas acciones por lo que pese a perder peso nuestra participación en la compañía, si que supone un soporte desde el cual esperamos que la cotización crezca  a lo largo de los próximos años.

La belleza de su berlina P7 y su precio tan competitivo muy por debajo del model3 de la Tesla de Elon Musk, le sitúan, en mi opinión, en una posición muy ventajosa para el futuro. Su capacidad de producción propia y la introducción durante el primer semestre de 2021 de su sistema de conducción Lidar, entiendo que pueden situarse en la rampa de salida para ir ganando cuota de mercado en el disruptivo mercado del vehículo eléctrico.

Podemos pensar que al ser la compañía china, va a costar que se sitúe en el mercado americano y europeo. En realidad, es algo cierto pero cabe señalar como los 100 primeros coches de la marca, en su modelo G3 acaban de llegar, recientemente, a Noruega. De la respuesta de ese mercado, tan experimentado y exigente con lo eléctrico, dependerá que la opinión de nuestro continente sea favorable a esta marca. Especialmente en el mundo actual donde existen probadores en muchos países, capaces de influir sobre la compra de los consumidores.

5. CARTERA A 30 DE NOVIEMBRE

Después de estos movimientos, la cartera de dividendos a 30/11 sigue situándose en 19 empresas. En este caso hemos decidido apostar por una de las empresas que teníamos rezagadas en nuestro portafolio. Junto a ello, da la coincidencia de que además ésta, es una High Yield por lo que nuestras rentas van creciendo paulatinamente a buen ritmo.

Mientras tanto, habrá que ir observando el mercado para estudiar una nueva oportunidad que nos lleve a encontrar la compañía número 20 de nuestro Portafolio, o para continuar ampliando aquellas empresas siguen en el furgón de cola en la cartera, en este caso: Intel, Philip Morris y Bristol-Myers.

Os deseo un buen mes de diciembre y, como sabéis, a través de mi cuenta de twitter @indepenrentista, os mantendré informados de mis últimas novedades. Nos vemos a principios de año con un nuevo resumen. Cuidad de vuestra gente para seguir disfrutando de ellos mucho más tiempo. Felices inversiones!